lunes, 16 de abril de 2018

Invierno

CHRISTOPHER NICHOLSON



  • "Sobrevivo en una grieta en la que apenas puedo respirar; soy como una rosa que agoniza entre las sombras de sus pensamientos."

  • Traductora: Catalina Martínez Muñoz
  • Tapa blanda: 250 páginas
  • Editor: Gatopardo Ediciones; Edición: 1 (27 de noviembre de 2017)
  • Colección: Gatopardo
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8494642561
  • ISBN-13: 978-8494642562

                                                                        MI OPINIÓN
"Invierno" es un caramelo envenenado, que necesita de paciencia y confianza pero que recompensa al lector con una historia emotiva y profunda.

En el libro cuentan la historia de tres personajes, Florence  que es la actual mujer de Hardy cuando la actriz Gertrude entra en sus vidas para interpretar personaje de Tess. Hardy buscará una quimera y para eso irá dejando "cadáveres" por el camino, Florence quiere vivir y sin embargo se asfixia, sabe por dónde tiene que sacar la cabeza para respirar pero no puede y Gertrude que pasaba por allí es la que monta el lío sin querer.

Coger a Thomas Hardy para que sea protagonista de tu novela es partir con ventaja, sabes que te vas a encontrar muchos lectores predispuestos a darte la oportunidad pero esos lectores solemos ser los más exigentes porque también somos los más locos. Pero si lo acompañas de un personaje como Florence, que se escapa de la sombra del protagonista, y alguien que también se hará un hueco y equilibra el tema como es Gertrude, te los llevas de calle.

Son ellos los que van a hacer que el libro se te cuele dentro, en especial Florence. Ella misma cuenta su parte de la historia, cómo la vive y sobre todo cómo la siente. Es muy fácil de comprender en su sufrimiento y en su imperfección. Es intensa, incluso a veces llega a ser cruel consigo misma cuando empieza a no tener nada que perder. Se rompe en millones de pedazos y en cada uno de ellos deja frases y párrafos memorables, que te conmueven y te hacen sentir muchas cosas diferentes hacia ella y a través de ella. Llegas a conocerla mejor que ella misma e incluso puedes entender lo que hace, puede que incluso tú hicieras lo mismo aunque viéndolo desde fuera pienses que no.
La perspectiva de Hardy la conoceremos a través de un narrador omnisciente, en tercera persona, un observador que a ratos es demasiado aséptico pero también aporta descripciones detalladas, minuciosas que crean postales bucólicas y proporcionan el contexto político y sobre todo social de la época, la década de los 20 en la Inglaterra rural. De mano, esta era la parte que pensé que más me iba a interesar pero no ha sido así. Primero porque Hardy, personaje magnífico al que no se le puede poner tacha, no me ha caído demasiado bien, tiene parte de razón en algunas cosas que hace y dice, puede que en algunos momentos incluso me haya hecho sentir lástima pero muchas veces tenía actitudes de llevarse las manos a la cabeza y de pensar: yo con este no me tomaba ni un café, no iba ni a una presentación de su libro. Pero es justo reconocer que es muy interesante, da que pensar, y sí, era muy bueno escribiendo.
Tenemos un último narrador, otra vez volvemos a la primera persona con Gertrude, que habla poco pero cuando habla, o más bien, cuando escribe, sube el pan. Vamos, que debe tener si no me equivoco dos capítulos pero son los que le dan sentido a la novela y la completan. Sus pasajes están llenos de simbolismos, de gestos significativos y son los más bonitos, son los que te hacen cerrar el libro y decir esa frase tan elaborada: "qué guay."

Hay más personajes para completar, secundarios a la altura de la trama, bien desarrollados aunque no tienen apenas protagonismo, en realidad, lo que hacen es opinar. Son bastante majos todos ellos, amigos y familiares.

El estilo del autor recuerda a las novelas clásicas, contándote cada crujido de rama que pisa el personaje, el color de las sábanas, miles de detalles sobre los adornos de la casa y el juego de té, te habla de la calidad del tweed, dios, ¿qué.... es el tweed y por qué todos los personajes de todas las novelas british lo llevan? Cuando vaya a U. K. tengo que entrar en una tienda de ropa y pedir una chaqueta de eso solo para ver lo que es. Es como los rododendros, ¿todo el mundo sabe lo que es eso?
En fin, lo que quiero decir es que se toma su tiempo para entrar en la trama, es como si pusiera al lector a prueba, primero supera esto y luego te ganas mi confianza y te lo cuento todo. Es justo decir, que el esfuerzo vale la pena, incluso el camino vale la pena porque son como paseos y ves lugares diferentes que no conocías. Ayuda a hacerse una imagen muy viva del lugar, termina por ofrecerte un asiento a su lado en el sofá. Si vives en la campiña inglesa pues lo mismo no te hace gracia, pero para los que somos de asfalto y de otra cultura, tiene su encanto.

Y llega el final, y es lo mejor de todo. Le pone un broche perfecto, queda muy claro el mensaje, y todo lo que ha sucedido tiene su razón de ser, y te das cuenta de que no había podido ser de otra manera.
Recomendado si te gustan las historias cocidas a fuego muy lento, viajar a otra época, y conocer personajes de los que vas a saber los sentimientos y pensamientos más profundos e inconfesables acerca del amor, la amistad, el tiempo, la muerte y la pasión.

PUNTUACIÓN: 4/5 Muchas gracias a Papá Noel que me lo trajo por Navidad sin pedírselo.





lunes, 9 de abril de 2018

Pollo con ciruelas

  • MARJANE SATRAPI



  • Traductor: Manel Domínguez
  • Tapa blanda: 88 páginas
  • Editor: NORMA EDITORIAL, S.A.; Edición: Translation (23 de abril de 2005)
  • Colección: CÓMIC EUROPEO
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8498141893
  • ISBN-13: 978-8498141894

                                                                   MI OPINIÓN
"Pollo con ciruelas" es perfecta. Sobrecogedora, impactante, emotiva, desgarradora, y cualquier otro adjetivo que tenga que ver con eso que se te remueve cuando lees algo que te da de lleno.

Muchos hemos conocido a Marjane Satrapi por su famosa saga Persépolis, de la que también dirigió película. Una joya en blanco y negro, que me llevó a buscar algo más de la autora y no sé qué fortuna jugó a mi favor el día que decidí llevarme este libro, "Pollo con ciruelas" a casa.

Es la historia de Nassar Ali, un iraní al que le rompen su tar (instrumento parecido al violín) y su alma. Intentará reconstruirla, y para eso haremos un viaje vital con él que durará siete días.

Es un cómic, pero da igual, yo tampoco los solía leer desde aquello de Esther y mira que ha llovido, esto lo tenéis que leer, de verdad, no lo dejéis pasar. No suelo intentar hacer cambiar de idea a nadie, pero aquí lo quiero intentar aunque mi capacidad de manipulación es bastante pobre, pero es que si pudiera pedir un deseo (bueno, mejor dos), uno de ellos sería que todos leyeran este libro. No soy capaz de explicar lo que vais a sentir pero os prometo que lo haréis, que en ningún momento querréis abandonarlo, ni os preguntaréis dónde está eso que tanta emoción me ha causado a mí porque lo veréis enseguida.

Marjane no necesita inventar cosas raras, de hecho en las primeras páginas te cuenta el final para que te quedes tranquilo y te fijes en lo que hay de verdad en el libro, en lo que significan lo que de lejos parecen simples dibujos en blanco y negro. Para que descubras cómo son esos personajes, desdichados, peleones, amargados a veces y muy pasionales. Personajes que dibuja con sencillos trazos y manchas de tinta. No sé cómo lo hace, parece magia, bueno no, es magia y la magia es un arte. Y que lo diga yo que soy una loca de los colores, una friki del Disney ya tiene mérito. Pero le da una dimensión a la luz y a la sombra, al blanco y a la falta absoluta de color que es el negro que no puedes dejar de mirarlo y empezar sentir todo lo que ella ha querido contar.

No engaño a nadie, algunas cosas son más complicadas de entender, incluso pueden provocar cierto rechazo hacia los personajes y su manera de entender la vida. La distancia cultural que nos separa hace que esos detalles pudieran enfriar la relación lector-historia, pero solo es la piel, debajo de esa piel somos iguales, y entenderemos lo universal que son algunos sentimientos y cuánto nos parecemos todos por dentro.

Apenas hay texto, pero el que hay es contundente y conciso, necesario para entender también el contexto social, cultural e histórico, estamos en Irán en el 1958. Y encima hasta con un par de enseñanzas que vaya, no podían estar mejor escogidas. La fuerza de la historia se concentra en los diálogos y en los dibujos. Y no sé cómo pero encima te cuenta la historia de toda la familia, no falta nada.
La lectura de este cómic es un viaje de emociones, con un poco de humor, socarrón y sarcástico, mala leche y pasión, con aire de fábula.

Y si ya no te había fascinado suficiente el camino, espera que llega el final. ¿Sabes cuando te das un golpe tan fuerte que por un instante el aire no te entra y no puedes decir ni ay? Pues así. Se te corta la respiración y si te detiene el pulso. Es increíble.

No sé qué combinación de ADN hay que tener para hacer estas cosas, para crear estas historias que se salgan del papel, que se metan por debajo de la piel del lector atravesando todas las barreras. Supongo que simplemente tienes que ser Marjane Satrapi. Por cierto, también hay peli de esta, pero no de animación sino con actores y dirigida por Marjane.

PUNTUACIÓN: IMPRESCINDIBLE LECTURA.


lunes, 2 de abril de 2018

A cielo abierto

ANTONIO ITURBE



  • Tapa blanda: 624 páginas
  • Editor: Seix Barral; Edición: 1 (7 de marzo de 2017)
  • Colección: Biblioteca Breve
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8432232254
  • ISBN-13: 978-8432232251

"Piensa en ese instante de turbidez luminosa que alguien que se detiene a compartir lo poco que tiene con unos desconocidos no sólo salva a dos náufragos de las arenas, se salva él y salva a la humanidad entera."

                                                         MI OPINIÓN
"A cielo abierto" es una aventura que se alimenta de un personaje de los que enamora, repleta de emociones fascinantes que hacia el final embarranca pero te deja un último regalo antes de despedirse.

Los tres mosqueteros de la aviación Henri Guillaumet, Jean Mermoz y Antoine de Saint-Exupéry trabajan en Latécoère llevando el correo primero en Europa, después llegando a África y teniendo en mente dar el gran salto a América. El libro va de sus vidas, de todos los retos que afrontan para cumplir su misión que es permitir que las personas se comuniquen y sus historias no se rompan. No ven problemas, ven soluciones y retos y no se achican ante ninguna dificultad. Y mientras tanto, viven, se enamoran, disfrutan y sufren en la Francia de los años veinte, Cabo de Juby y Buenos Aires entre otros lugares.

El estilo de Antonio Iturbe es magistral, un placer con mayúsculas de lectura. Es de esos autores que saben juntar palabras ordinarias, las de cada día y crear algo extraordinario y fascinante. No necesita hacer cosas extrañas con narradores ni puntos de vista novedosos porque toda la fuerza la pone en la historia. Se vale de un narrador omnisciente en tercera persona. Capítulos muy cortos que empiezan situándonos en el lugar y el año. Y a contar.

A contar una trama que de mano podría no resultar demasiado atractiva, el correo aéreo, pero este hombre tiene un talento inusual para hacer entretenido algo así, que puede no ir contigo. Sabe escoger los elementos que hacen que te sientas como si estuvieras acompañando a los personajes en sus aventuras y formes parte de la historia como espectador de lujo, de la mejor fila y butaca del centro. Llegas a comprender lo que sienten volando esos cacharros, con la lluvia golpeándoles la cara y el viento que los zarandea como si fueran de papel. La insignificancia tan rotunda que se hace sólida cuando estás frente a las fuerzas de la naturaleza.
Describe lugares y crea atmósferas muy potentes, muy visuales y cuando acabas de leer es como si volvieras de un viaje. Utiliza frases largas y elaboradas y parece que se sabe todas las palabras del diccionario y alguna más.
También retrata con mucha precisión la sociedad del momento y el contexto histórico.
Pero ese es solo el escenario, porque lo que de verdad importa son los personajes. Son tres joyas de la creación literaria. Tienen todos los elementos necesarios para que los conozcas de verdad, como si formaran parte de tu círculo de amigos o de personas con las que tratas en el día a día. No tienen secretos para el lector. Están retratados tal y como son, pueden caer mejor o peor, eso ya va en gustos e intenciones. Tanto Mermoz como Guillaumet son dos elementos de cuidado, recuerdan mucho a esos personajes masculinos de las pelis de Cary Grant, Humphrey Bogart... Y sí, machistas un rato, pero qué se le va a hacer. Principios del siglo pasado, era lo que había y no podía ser que gente de esa época pensara como ahora, por muy visionarios y adelantados a su tiempo que fueran, una cosa es ser rebelde y buscar algo distinto y otra vivir cien años adelante de lo que te toca. Así que son como son y así hay que gastarlos. Hay más que los acompañan, secundarios muy eficaces. Las mujeres se quedan un poco en la sombra, aunque no van faltas de carácter y también están muy bien perfiladas como personajes.

Y mención aparte se merece Antoine. Su historia es sin duda la mejor y de las que se llevan un poco de ti cuando se acaban pero también te dejan algo, es una especie de intercambio lector con personaje que se da cuando aparece uno así de excepcional. Hay que descubrirlo, no tengo que contar nada, es apasionante y enamora casi desde el principio y hasta el final. No es perfecto ni mucho menos, es humano pero tiene tanto fondo que se le perdona casi todo. Es que es tan mono...
Y todo lo referente al proceso creativo te dan unas ganas locas de ir a buscar sus novelas y leerlas del tirón. En sus capítulos hay párrafos enteros para subrayar o marcar con postit, leer, releer, sentir, y casi aprender de memoria.
Aquí es donde Antonio Iturbe te quita las ganas de escribir, porque te dices ¿a dónde voy si hay gente haciendo esto?

Pero. Hay un pero. Y es muy grande y qué rabia. Lo que pasa es que de las 622 páginas que tiene cuando llegamos felices y radiantes a la 450 (más o menos) se nos hace de noche. Miraba la página que acababa de leer y me preguntaba ¿pero qué ha pasado aquí? Este libro me lo han cambiado, esto no era lo que yo estaba leyendo. Pierde toda la magia. Es como entrar en una casa abandonada donde todavía quedan restos de lo que fue pero que ahora solo son ruinas. Y de repente aparece un personaje que parece que lo va a salvar, que vuelve, que solo fue un bache pero es un espejismo. Tal como viene se va y nos deja de nuevo a oscuras. La trama se estanca, los personajes también y luego entra donde entra, en 1936 y ya sabéis lo que pasó pero vamos, que podía haber seguido contándolo como lo del correo aéreo y hacer lo mismo, hacerlo entretenido y curioso pero se vuelve apático y pierde la pasión.
Claro, después de todo lo que había pasado pues es un palo literario, que no digo yo que sea malo, pero comparado con lo demás... Las páginas pesan una tonelada, cuentas constantemente las que faltan para terminar y eso es muy mala señal a mi entender como lectora.

Para terminar te deja un dulce beso de despedida, le da un cierre muy poético y recupera el esplendor en las últimas quince páginas, es muy bonito pero es un parche. Funciona, claro, a ver a quién le amarga un dulce pero es un poco trampa de trilero experimentado.

En conclusión, sí, recomiendo este libro a casi todo el mundo menos a los que no tienen mucha paciencia porque una poca se necesita para ese tramo final. Está tan bien escrito y hay tanta pasión en los personajes que merece la pena aunque deje esa pequeña decepción. Autor que entra en la lista de los que hay que seguir.

PUNTUACIÓN: 4/5 450 era un número chulo para haberlo dejado ahí.

lunes, 26 de marzo de 2018

Niebla en Tánger

CRISTINA LÓPEZ BARRIO




  • Tapa dura: 320 páginas
  • Editor: Editorial Planeta; Edición: 1 (3 de noviembre de 2017)
  • Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8408178954
  • ISBN-13: 978-8408178958
          
                                                        MI OPINIÓN

"Niebla en Tánger" es una historia muy bonita que se queda en la superficie y termina pasando de largo por el lector.

Flora es una mujer madura insatisfecha con su vida que busca cambiar algo, ese algo va a tener forma de amante apasionado y misterio descubierto en una novela y un objeto que la llevará de viaje a Tánger. Y dentro de esta trama no muy novedosa pero que puede funcionar, todo hay que decirlo, hay otra historia, ya sabéis como va esto, novela dentro de novela.

De la novela dentro de esta, que es la que le da el nombre al libro "Niebla en Tánger", la que va a presentar el misterio prefiero no contar nada porque es lo que más me ha gustado de este libro. Esto no quiere decir que no quiera hablar de lo que me ha gustado, es que pienso que es lo más interesante y que cuanto menos sepa el lector de ella, mucho mejor para él. Es muy bonita de descubrir y el mayor placer que proporciona esta lectura.

El caso es que de mano contaba con elementos que me suelen atraer, misterios, objetos que esconden secretos, perseguir sueños o paranoias, y un toque a realismo mágico que son cantos de sirena para mí. El problema es que todo esto pasa de puntillas por un libro que está escrito con mucha delicadeza, y con muy buen gusto pero que no sale de lo correcto, no se arriesga y por eso me ha pasado sin pena ni gloria, porque hace promesas que luego se olvida de cumplir.

La narración es muy sencilla, las descripciones evocadoras y con pocos elementos dibuja un paisaje exótico que en parte ayuda a desentenderse del día a día por un rato. Así que si te falta presupuesto,
ganas o tiempo, o un poco de todo y te apetece visitar un Tánger bastante idílico, esta es una buena
opción para viajar.

Y de Flora quería hablar. No me he entendido con ella. Quiero decir que he comprendido muy bien su situación pero no me ha cuadrado lo que hace con cómo es. Me refiero a que podemos cambiar pero hasta cierto punto, es que al fin y al cabo sean cuales sean las circunstancias, seguimos siendo nosotros y ciertas líneas no se cruzan salvo situaciones catastróficas muy graves. Pero lo que menos me ha gustado de ella es que le falta algo. Creo que es un personaje con el que mucha gente se puede identificar y la mayoría por no decir todos, que nunca se sabe, se ha sentido así alguna vez. Pero me ha faltado ese algo que la haga ser ella, que la haga persona y no personaje, esa cosa especial que tenemos todos, que es diferente en cada uno de nosotros y que nos hace únicos, y nos representa. Me ha faltado esa cualidad en Flora y por eso no me he creído su historia.

Pero también tengo que hablar de Marina, la protagonista de Niebla en Tánger, la novela de la novela. Ese sí es un personaje arrollador, apasionante y apasionado. Con aristas, con sus luces y sombras, llena de matices y a la que seguimos con mucho interés a lo largo de su historia. La lástima es que se acaba enseguida.
Y los demás, junto al misterioso Paul que no se sabe si va o si viene pero vale para lo que se le ha llamado, cumplen y ya.

La trama es muy fluida, mantiene el interés del lector, sin pasar por baches pero tampoco por momentos épicos, es muy regular en ese sentido. Sin embargo, en la resolución, la autora se pega un empacho de realidad, decide sacrificar la magia y la fantasía para darle credibilidad a la historia, hacerla cercana y querer, supongo yo, que los lectores se identifiquen con los personajes, en especial con Flora. Para mí, no funciona, cuando leo ficción no quiero que me cuenten historias tan reales como la vida misma porque vida misma ya tengo. Creo que no hace falta ser tan riguroso con eso. Stephen King y otra gente no lo son y mira qué bien les va.

En conclusión, una historia que podría haber sido de las de guardar en sitio privilegiado pero se ha quedado en aventura sin más, que ha pasado por mí y que en principio no pensaba reseñar porque me causó demasiada frialdad. Es bonita, entretiene pero se ha quedado sin luz a medio camino.

PUNTUACIÓN: 2/5 no tengas miedo, mujer, los lectores somos capaces de creernos cada cosa...

lunes, 19 de marzo de 2018

Belgravia

JULIAN FELLOWES

  • Traductora: Laura Vidal Sanz
  • Tapa blanda: 504 páginas
  • Editor: SUMA; Edición: 001 (18 de mayo de 2017)
  • Colección: FUERA DE COLECCION SUMA.
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8491290826
  • ISBN-13: 978-8491290827
                                                              MI OPINIÓN
"Belgravia" es un culebrón de dimes y diretes muy correcto y entretenido.

Empezamos en Bruselas, pasamos un capítulo y partimos a Londres como si nunca nos hubiéramos ido. Es la historia de varias familias que se putean unos a otros, en la que todos quieren lo mejor para los suyos y se dedican a hacer alianzas y buscar enemigos. Vale, ya sé que esta sinopsis es un churro pero es lo mejor que os puede pasar, no saber nada, porque si no, es que te lo ves venir todo y pierde la gracia.

Un narrador omnisciente que un par de veces hace anotaciones, es el encargado de contar esta historia. No es nada nuevo lo que trae pero se las averigua para mantener el interés del lector que en realidad sabe lo que va a pasar. Pero es hábil y gracias a la ambientación, exquisita y detallada, y un ritmo fluido alternando diálogos con narración, mete al lector en la novela como espectador. Es como estas pelis en 3 dimensiones pantalla 4k hd, te envuelve pero que tampoco estás.
También cuenta con un contexto histórico y social que le da peso a la novela y la pone un pasito por delante del mero folletín, vamos que es lo que marca un poco la diferencia entre Televisa y la BBC. Pero tanto da.
El lector ve la acción en directo por lo que posteriormente cuenta con información extra y tiene que esperar y asistir al descubrimiento de ella por parte de los damnificados que a veces tardan la vida en darse cuenta y caer del guindo, que encima se caen del guindo y se agarran al cerezo, pero bueno, mientras cambiamos de árbol, la cosa avanza.

Los personajes tienen su carácter, responden a diversos arquetipos, y son para afuera. Aunque tienen sus sentimientos y pensamientos, lo que los delata son sus acciones pero no me han resultado personas interesantes, son demasiado frívolos, algunos tienen más o menos buenas intenciones y otros quieren liarla pero tienden a vagos y tampoco la arman muy gorda. Resultan marionetas al servicio del autor, que cierto es, los ha sabido manejar.
Las familias adineradas o que aparentan serlo, que de todo hay, son las protagonistas, es lo que les sucede a ellas en lo que se centra la historia. Y luego están los criados que son meros peones, los correveidiles, y ya se sabe lo que pasa con el que lleva y trae. Que nadie se engaña, no hay una trama consistente para ellos como sucede por ejemplo en la serie de referencia del autor, Downton Abbey.

La trama trata de esconder varias sorpresas pero si ya has leído algo de esto, o visto alguna serie o peli del estilo, ya te lo imaginas. No se arriesga en absoluto. Es todo tan correcto, tan acartonado que a veces te da hasta apuro leerlo con la ropa de andar por casa y envuelta en la vieja manta. Por ahí me pierde, no sé, es que empiezo a entender ciertas costumbres británicas veraniegas porque debe de ser horrible pasarte el día entero, uno tras otro con tanta contención y la pasión ahí encadenada en una mazmorra.

En conclusión. El libro es lo que parece, que es muy entretenido ver en qué para todo y cómo lo van resolviendo y que distrae. Sin más y sin menos. Y que estoy ya un poco empachada de tanta novela british, es que he juntado unas cuantas.

PUNTUACIÓN: 3/5 la próxima vez que vengas de vacaciones escribe algo aquí.

lunes, 12 de marzo de 2018

Cardiopatías

JUAN MIGUEL CONTRERAS




  • Nº de páginas: 169 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: BAILE DEL SOL
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788416794720

"...la derrota, que ya la tenía pegada a todos mis huesos, una derrota que con los años no he conseguido quitarme de encima; a lo que más he llegado es a circunscribirla alrededor de mí, pudiendo con ello seguir para delante, o para atrás, o dando vueltas, quién sabe, pero logrando seguir."

                                                               MI OPINIÓN
"Cardiopatías" es un conjunto de relatos que juega con los sentimientos de sus personajes e invitan al lector a sentarse a disfrutar de los cuentos llenos de simbolismo.

Hala, los que huyen del género ya han salido corriendo. Bien, déjenlos, ya volverán. O no.

El libro se divide en cuatro partes, cada una de ellas alude a una de las cámaras del corazón y una enfermedad asociada que le da título. Dentro de cada una esas partes hay dos relatos de distinta extensión pero todos ellos giran en torno a lo que hay en la patata, el amor en varias de sus formas, a veces es el amor romántico, otras la amistad, y casi siempre hay sufrimiento. También hay un epílogo que es precioso, uno de los relatos que más me han gustado.

Todos los relatos tienen en común un estilo muy cuidado, de elaboradas frases, bastante largas pero que no se pierden en adjetivos o subordinadas innecesarias. Sabe a cuento clásico, y están ambientados en un pasado relativamente cercano. Con muy pocas líneas consigue ambientaciones muy concretas, perfectamente definidas y reconocibles si has nacido en el siglo pasado, claro. Si no es así, pues lo disfrutarás igual, porque la atmósfera que crea funciona muy bien y lo único que pasará es que no tendrás un recuerdo personal de la época o de haber oído historias de más atrás.

Todos siguen el esquema de cuento, con introducción, nudo, desenlace. Se terminan cuando se tienen que terminar. Puede que en alguno, por lo bonito que es, por lo especial, tengas ganas de más y te gustaría seguir leyendo más de la historia pero no lo necesitas.  Está todo lo que hace falta y todos están muy bien resueltos. No falta nada, no da la sensación de que era una idea que no le dio para más y la dejó en relato, en absoluto. Se nota desde el principio que el autor sabe lo que quiere contar, cómo quiere contarlo y de qué manera quiere llegar y conmover al lector.
La mayoría de ellos están narrados en primera persona, casi siempre por un personaje de la historia y en alguna ocasión es un narrador observador que no interviene. Alguno también hay con narrador omnisciente.
No hay diálogos, cuenta conversaciones mediante el dijo, me dijo, le dije, le grité, me soltó, ya sabéis. Pero en ningún momento pierden ritmo ni se hacen pesados.

Como siempre, algunos funcionan mejor que otros y te gustan más, pero solo en uno he sentido eso de "uf, a ver si acaba ya".

De todos hay uno que no me ha gustado nada, lo siento, es así, por suerte es muy cortito. Se trata de "De duelistas mórbidos y satélites mal calibrados". No le he visto el qué ni me ha gustado la situación. Es cuestión personal.

En algunos de ellos, como el anterior, se hace referencia a la creación literaria o a la pasión lectora y su poder, y de esto va "La pena del desamparado" que aunque de desarrollo un poco denso, tiene un final que es de quitarse el sombrero además de muy sorprendente.

Referentes a la amistad, el sentido de la vida y el paso del tiempo son "Sobre hojas de humo" e "Historia perdida en una bañera", este último tiene un humor negro y un tono sarcástico que le sacará más de una sonrisa cómplice al lector, aparte de una visión religiosa muy particular.

Me quedo con la ambientación temporal de "Cintas magnéticas", dividida en varios capítulos y contada por uno de los personajes. Un amor trágico aunque está también entre los que para mí fueron más flojitos.

Mención aparte se lleva "La última noche de Richard D. Lane", con este he tenido un problema personal y es que hace una especie de homenaje, revisión, a una peli que para mí es intocable. Por lo que no digo que esté mal, la idea es muy buena, y si la peli no te da más, el relato a lo cine noir Hollywoodiense te va a gustar mucho. Pero claro, con algunas cosas no se juega. Y no, la peli no la puedo decir porque sería una marranada si lo queréis leer.

"Mordaza de bruma" y "La ciudad trenzada" son poesía hecha prosa. Los más emotivos de todos, son una maravilla, contados con delicadeza y cierto toque de misterio rozando la fantasía. El de la ciudad es el del epílogo y te deja una sensación de confort muy agradable.

Y para terminar me he dejado "Imposible Penélope", es de los que podría dar para una novela perfectamente. Encima me ha llevado a un sitio donde no voy ni atada. Y ahí he estado, pero tiene unos personajes muy potentes, muy profundos y bien perfilados. El narrador se abre en canal y muestra una honestidad brutal a la hora de contar una historia tremenda. Es de los que no quieres que se acabe nunca, de los que leerías 50 páginas más si las hubiera.

En conclusión, si te gustan los relatos bien hechos, con novedades, con mucho significado, prueba con estas Cardiopatías. Si nunca lees de este género pero te tienta, también puede ser una buena opción. Si preferirías leer la biografía de Cristiano Ronaldo escrita por él antes que un libro de relatos, probablemente no estés aquí leyendo esto.

PUNTUACIÓN: 3,5/5

lunes, 5 de marzo de 2018

El crimen del conde Neville

AMÉLIE NOTHOMB




  • Traductor: Sergi Beltrán Pàmies
  • Tapa blanda: 120 páginas
  • Editor: Anagrama; Edición: 2 (24 de noviembre de 2017)
  • Colección: Panorama de narrativas
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 8433979868
  • ISBN-13: 978-8433979865
     
"-Te juro que lo he intentado. Llevo años leyendo y releyendo los mejores libros, los clásicos y los modernos, con la esperanza de encontrar en ellos una solución milagrosa. He encontrado maravillas pero nada me ha conmovido. Siempre sentía esa muralla de hielo entre yo y yo. ¡Desearía tanto que se rompiera!
 -No se cambia leyendo. Hay que vivir."                                                             
                                                                   
                                                                      MI OPINIÓN

"El crimen del conde Neville" es un juego muy serio, con reflexiones que dan que pensar y un final de infarto.

Necesitaba leer pero no tenía ganas. Así que me decidí por esta novela, corta, fácil y que si no me gustaba no pasaba nada, porque con la Amélie me llevo regular. Esta mujer a veces me fascina y otras me da mucha rabia. Y esta es de esas veces en las que mete en el cajón la arrogancia y la prepotencia y saca todo su talento. Me he llevado una sorpresa de las buenas con este libro sencillamente complejo.

La historia va de un conde al que una adivina le dice que en su próxima fiesta va a matar a alguien, y el hombre se preocupa, claro. Además es también la historia de una familia que tiene que abandonar el castillo en el que vive y se prepara para su última fiesta jardín. Pero sobre todo es la historia de un momento en la vida de una adolescente, la hija pequeña, Sérieuse, que acaba de encontrarle el sentido a la vida y se lo tiene que explicar a su padre quien tiene un papel muy importante en el proyecto. Pero como muchas veces sucede, lo mejor es ir al libro sin saber nada y dejarse sorprender.

La autora es de las que no se calla nada y dice lo que piensa, sin filtros, ahí te va y si te gusta bien y si no, peor para ti porque ella se queda tan ancha. Emplea el narrador omnisciente en tercera persona, sitúa al lector enseguida en un espacio reconocible, con pocos datos basta para que se dé cuenta de dónde está. Y entra en el corazón del asunto desde el principio.
Emplea un estilo directo, cargado de ironía y acidez que te hace sonreír en más de una ocasión y decirte, esa me la apunto.
Y con esa franqueza expone el alma de sus dos protagonistas, que en un duelo dialéctico dividido en varios asaltos se retratan y atrapan al lector que no podrá evitar tomar partido unas veces por uno y otras por otro. Es de esas situaciones en las que todos tienen su parte de razón y al mismo tiempo también están equivocados.
El retrato de los personajes está centrado en lo que ocurre en ese momento y lo hace a través de lo que ellos cuentan de sí mismos, en especial el padre y la hija, el resto están pero para completar y no se les atiende mucho.
Saliendo del diálogo, utiliza la narración para contar la historia de la familia y crear una atmósfera muy especial, usando símbolos y metáforas muy acertadas que aunque nos dice la fecha, da la sensación de que estás leyendo algo que podría haber sucedido en cualquier lugar y en cualquier época. De hecho, tiene cierto aire anticuado que le sienta muy bien y no es nada anacrónico. Ha sabido encajarlo muy bien todo.

Y así llegamos a una parte final que es de leer sin respirar, porque ves que el libro se acaba y no sabes por dónde va a salir ni si le dará tiempo a resolverlo satisfactoriamente o dejará cabos sueltos, esos que abren camino a posteriores novelas, pero Amélie no es de esas. Cierra, y de qué manera, a cal y canto. A mí el final me ha parecido magistral, de me quito el sombrero y encima, de las opciones que se te pueden ocurrir, era mi favorita. Pero, aviso, puede que haya a quien no le guste y se sienta decepcionado y le estropee la impresión final de la novela.

En conclusión, de lo mejor de esta autora que me ganó con "Ni de Eva ni de Adán", una lectura diferente muy bien llevada y que le da una vuelta a eso de por qué aquí, por qué ahora y qué somos capaces de hacer. Una novela que podía haber tenido 500 páginas.

PUNTUACIÓN: 4/5 tía, deja de salir en tus portadas que pareces anarosaquintana con su revista.